SE HACEN NORMAS SANITARIAS PARA NEGOCIOS DE TATUAJES Y PERFORACIONES

39

#CONGRESOSLP.-Para establecer claramente en la legislación el cumplimiento de las normas sanitarias para la operación y funcionamiento de estudios de tatuajes o perforaciones, el pleno del Congreso del Estado aprobó la reforma a diversos artículos de la Ley de Salud del Estado, propuesta presentada por el diputado Jorge Luis Díaz Salinas.

 

Mediante esta reforma, se indica que los establecimientos dedicados a realizar tatuajes y/o perforaciones, deberán contar con autorización sanitaria; además de que la Secretaría de Salud deberá brindar capacitación a las personas que se dediquen a la realización de tatuajes y/o perforaciones, sobre el manejo de sus utensilios, e informar sobre los riesgos en caso de no hacerlo de forma adecuada.

 

Así mismo, la Secretaría de Salud deberá llevar a cabo un registro de dichos establecimientos, el cual deberá estar al alcance de la población en general.

 

Para la protección de los menores, se establece la prohibición de realizar tatuajes y/o perforaciones a personas menores de 18 años de edad, así como aquellas que no se encuentren en pleno goce de sus facultades mentales.

 

Se indica que únicamente se realizarán excepciones, a los mayores de 16 años que estén acompañados de alguno de sus padres o tutores. La violación de esta disposición se sancionará en los términos previstos en el artículo 382 de esta Ley, y conllevará a la revocación definitiva de la autorización respectiva.

 

“Estamos proponiendo que se firme un consentimiento en los casos que quien desee hacerse un tatuaje sea menor de edad, y que exista un registro de los establecimientos, para tener un mejor control de estos centros, que se estén bien regularizados”, manifestó el diputado Jorge Luis Díaz.

 

Señaló que se busca proteger la salud de las personas, para evitar riesgo de contagio de enfermedades y que exista un control y verificación de los establecimientos, con profesionales.

 

En el dictamen respectivo, se indica que al ser una práctica creciente en nuestro Estado, resulta viable y pertinente incluir los aspectos de registro y capacitación al personal que realice estos procedimientos.