Donde Ir
Matehuala
19 August 2017
NASA

MEXICANA ES INGENIERA AEROESPACIAL EN LA NASA

Dorothy Ruiz Martínez, creció en Matehuala, San Luis Potosí y puso a México en el mapa del campo científico: planifica la vida de los astronautas en el espacio. Actualmente, es Ingeniera Aeroespacial con especialización en Diseño de Cohetes y su carrera profesional, se ha desarrollado en la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio).

Forma parte de la organización de misiones de operaciones de vuelos espaciales para la Estación Espacial Internacional (EEI) y pese a que ha trascendido a nivel mundial, el trayecto para conseguir su sueño, no ha sido nada fácil. Se ha tenido que enfrentar a los estereotipos que dominan sobre los latinos en Estados Unidos y además, a la discriminación que prevalece hacia los inmigrantes.

“Siempre me tomo fotos en la base de control y las pongo en mi página web porque muchos no me creen, a veces me preguntan que si trabajo ahí haciendo la limpieza, además de los estereotipos que hay sobre los ingenieros y científicos, también en Estados Unidos, están los estereotipos de los latinos, de los hispanos, que creen que todos estamos ahí como cocineros, como personas de limpieza, que no es nada malo, es un trabajo digno”, expresó la mexicana.

Dorothy tiene genéticas diferentes.

“Por parte de mi padre, una combinación españolizada, mixta, crecieron en la parte de Nuevo León y mi madre, una mujer zapoteca, indígena, de Tehuantepec, Oaxaca, por circunstancias de la vida, mi mamá cuando conoce a mi padre (…) tiene una aventura de jóvenes, se separan mi madre resulta embarazada, tiene miedo, a los 16 años no sabe qué hacer, toma un autobús hasta Matehuala y va y me deja con mis abuelos paternos, dice, aquí está su nieta, no sé qué hacer, era una mujer indígena, sin padres y sin posibilidad económica”, expuso.

Dorothy creció con sus abuelos, también de bajos recursos y ahí, empezó su vida para vencer los pronósticos.

Aunque eran humildes, sus abuelos siempre apoyaron sus curiosidades. Dice que no era una niña normal pues sentía en su corazón, una pasión especial por la exploración del espacio.

Desde pequeña le gustaban las programaciones para niños relacionados con la ciencia, también los noticieros y justo ahí, fue que ocurrió un hecho que impactó su vida: la explosión del transbordador espacial Challenger, el 28 de enero de 1986 que se desintegró segundos después de su lanzamiento, provocando la muerte de los miembros de la tripulación. “Pero antes de eso, como éramos una familia de bajas posibilidades económicas, en los veranos me sacaban de la escuela en Matehuala, para que yo me fuera con mis abuelos a trabajar como migrante en Estados Unidos, cada año, nos íbamos a recolectar frutas (…) y desde niña aprendí lo que era el trabajo duro, eso me enseñó algunos valores como la resistencia y la fortaleza, pero vencí los pronósticos”, añadió. A los 16 de edad, Dorothy, migró definitivamente a Estados Unidos para poder cumplir su sueño. Por medio de becas y sin saber inglés, tuvo que comenzar a luchar.

Fue en 1996, cuando se graduó de la preparatoria Humble High School con honores y fue becada para asistir a la Universidad de Oklahoma. En 1998, fue seleccionada entre más de 4 mil solicitantes para el programa de pasantía académica de la Nasa y en el año 2000, fue aceptada en el programa de pasantía en la Nasa de Houston, Texas, esto después de transferirse a la universidad de Texas A&M. “Cuando presenciamos un despegue desde la base de control, se eriza la piel, es una pasión grandísima que se siente, cuando estamos viendo imágenes en vivo que vienen desde el espacio, es hermoso”, añadió.

PRÓXIMAS MISIONES

La mexicana, fue designada para manejar las comunicaciones de la base de control para el proyecto EM-1 que consiste en enviar en 2018 un vehículo no tripulado a la luna, orbitando a su alrededor durante 30 días. Además, en 2020, estará a cargo de la misión control de lo que se ha denominado como el “próximo gran salto para la humanidad”: el regreso a Marte.

“Imagínate, en 2018 vamos a regresar a la Luna; (…) desde abajo, desde la misión control, vamos a estar mandando un vehículo no tripulado a la Luna (…) después, en 2020, vamos a regresar a Marte, se me pone la piel chinita nada más de pensar que voy a estar ahí, manejando estos vehículos que van a la Luna y a Marte”, señaló.

 

+ POPULARES